El cerdito inteligente

Un cerdito muy robusto, divertido, de color rosa y cola rizada, decidió dar un paseo por la alta montaña. Sin imaginar lo que iba a pasar al iniciar esa aventura.

De camino a su lugar favorito, inesperadamente apareció un lobo grisáceo muy grande, con una cola recta y muy larga, ojos grandes y colmillos muy afilados.

Realmente no le inspiró un poco de confianza. Cuando el lobo tuvo al cerdo ante sus ojos, pensó: ¡oh! ¡Qué hermoso y bien alimentado es! Por su parte, el cerdo cuando vio al lobo se asustó tanto que se quedó paralizado por un instante.

Pensó en lo que le habían aconsejado sus amigos, que se mantuviera alejado de los lobos, porque eran muy peligrosos y esa amistad nunca podría existir entre ellos.

Entonces, el cerdito rosado decidió ignorarlo y seguir su camino. Pero su idea no funcionó, porque no pudo deshacerse del lobo. Este lo acompañó en cada paso que dio sin separarse ni un solo momento de él.

El cerdito inteligente
El Señor cerdito no pudo soportar más la situación y con voz firme le pidió que no lo molestara: Vete; ¡No te quiero a mi lado! ¡Déjame solo! El lobo respondió: ¡Me gusta mucho tu compañía! ¡Me siento muy bien a tu lado! Te llevaré a casa para que no te pase nada. Bueno, considero que ya somos amigos.

Sus palabras hicieron que el cerdo se enojara tanto que incluso su rostro cambió. De rosa a rojo y el rizo de su elegante cola, desapareció instantáneamente. Se negó a llevarse al lobo a casa, porque tenía dos razones muy poderosas. Sus cuatro cerditos se refugiaban allí y no tenía ni un poco de confianza en él.

Cerdito caminaba rápido, pero siempre como una sombra, el lobo estaba a su lado. Muchas ideas pasaron por la cabeza del cerdo, hasta que de repente dijo: ¡Tengo la solución a este grave problema! Y sonrió mucho hasta que vio que su cola estaba nuevamente enroscada como antes.

Siguieron caminando y cuando llegaron a un piedemonte, le dijo al lobo: ¡Estamos cerca! ¡Ya casi llegamos! ¡Es por aquí! Lobo, tienes razón, estaré encantado de que conozcas mi casa y que podamos disfrutar de una apetitosa comida. El lobo respondió; ¡Por supuesto! ¡Estoy completamente seguro!

Subieron la colina y cruzaron un campo. Luego, ante sus ojos, apareció una puerta amarilla muy grande, con una gran aldaba. El lobo quedó impresionado por el tamaño de la puerta.

Luego le dijo al cerdo: ¡Puedo llamar! No, no te preocupes, adelante. Entra de una vez y no pierdas tiempo en formalismos, limpiar tus pies sobre la alfombra…
Solo entra y ponte cómodo en el sofá, ya que debes estar muy cansado. El cerdito procedió a abrirle la puerta. El lobo pasó rápidamente, miró a su alrededor para ver si había uno u otro cerdo, y luego se sentó en los muebles.

De repente se escuchó un fuerte estallido. El cerdito cerró la puerta y corrió rápidamente colina abajo, estaba muy cerca de su verdadero hogar, y engañó al lobo. La casa donde se llevó al lobo fue la del señor león, que se enfureció porque las garras embarradas del lobo destruyeron su alfombra nueva.

Estaba tan enojado que el león le dio una fuerte patada y un gran mordisco que le dejó solo la mitad de la cola. El lobo salió corriendo del lugar y así fue como el cerdo logró escapar de él.

1 comentario en «El cerdito inteligente»

Deja un comentario