El ciervo y su reflejo

En un gran bosque vivía un enorme ciervo. Cada mañana al levantar el sol, se acercaba a un lago de cristalinas y tranquilas aguas. Observaba su figura en las que se reflejaba claramente en esas aguas. Se sentía muy contento al ver su enorme y ramificado conjunto de cuernos, del cual se sentía muy orgulloso.

Pero no se sentía conforme del todo, al observar sus patas, tan delgadas y desproporcionadas estas le restaban toda la majestuosidad, gallardía y poder ante los demás.

Esta apariencia le causaba honda tristeza. Mientras se miraba en el lago pensaba: ¡Si tuviera la misma proporción entre mi hermosa cabeza y mis delgados pies! ¡Me sentiría el animal más feliz de este mundo!

Y así día tras día, se repetía el mismo sentimiento. Un día mientras caminaba hacia el lago, sorpresivamente escuchó los ladridos de unos perros, que no paraban de ladrar por un momento y voces de cazadores que se aproximaban al sitio donde se encontraba.

La tranquilidad que tenía desapareció y rápidamente, al sentir que se acercaban cada vez más, emprendió su huida con mucha velocidad hacia lo más profundo del gran bosque.

El ciervo y su reflejo

Cuando había atravesado una buena extensión, sus enormes cuernos que le brindaban tanta felicidad y orgullo, se enredaron entre las ramas de varios árboles de manera que le impedían seguir su veloz carrera.

Trató por todos los medios de soltarse lo más rápido posible, pero todo su esfuerzo no le valió de nada, ya que lejos de liberarse, se enredaba más con cada movimiento.

Entonces el pobre y desesperado animal, se dio cuenta de la difícil situación que le esperaba, ya que los cazadores se encontraban a un paso de él. Y no tenía escapatoria, así, empezó a quejarse de su cornamenta.

Sí de la que un día consideraba, era su mayor vanidad. En ese momento, solo se había convertido en un gran estorbo para él.

Mientras que sus delgadas patas, lo hubiesen alejado de esa incómoda situación en tan solo minutos y así lo hubieran puesto a salvo.

 

Muchas veces las personas consideran que lo hermoso es lo que tiene mayor valor en la vida y aprecian muy poco lo que es útil. En el caso de nuestro amigo el ciervo lo bello fue el motivo de su perdición.

 

 

Deja un comentario